Canal RSS

Capítulo 8 “¿Qué está pasando?”

Publicado en

Retomando lo anterior sucedido Samantha de inmediato sugirió que fuéramos por aquel sobre.  Salimos de la cafetería y nos trasladamos a su apartamento. Una vez ahí fue directamente a la cocina donde ella había dejado el sobre, lo tomó y se acercó hacia mí y me lo dio, me pidió que lo leyera.

“A la persona dueño (a) del apartamento se le invita cordialmente a la reunión que se dará a cabo en el edificio 813, sobre el tema de: “Rehabilitación de las personas con problemas mentales” sin más por informarle, esperamos su colaboración y asistencia

¡Gracias!

Atentamente: Kristopher Pell

Administrador del edificio 813″.

El silencio después de terminar de leer la carta fue algo aterrador a mi manera de ver y al parecer también de Samantha lo sintió de esa manera. Después de un momento de un silencio aterrador, empezé a charlar con ella y decidí contarle todo lo que me sucedió en los últimos meses y el por qué de tanto misterio desde el momento en el la conocí.

Finalmente después de 3 horas terminé de contarle lo ocurrido, su reacción fue de miedo, de un miedo a lo desconocido, sobre qué es lo que está pasando aquí. Las palabras en el momento sólo sobraban, mientras de mi parte sólo trataba de que ella estuviera cerca de mí y más en este momento tan importante.

Ahora lo más importante para esta situación es planear todo inmediatamente la reunión estaba programada para mañana y yo tenía que volver al trabajo en 2 días, así que lo más pronto posible nos dedicamos a  idear maneras de poder averiguar algo lo más mínimo en la reunión, lo más increíble para mí era el hecho de volver a ver y estar presente en aquel edificio que en el momento de pensarlo me atemorizaba. Y son pocos los motivos que en realidad fortalecen de una manera tan inmensa la lucha por la verdad, y la lucha por mis seres queridos.

El plan ya estaba poniéndose en marcha, Samantha fingiría ser mi novia Isabel en el momento de la presentación, suponiendo que ella está embarazada tratará de llevarse a otra mujer a los baños fingiendo náuseas y ahí es cuando ella hará el tiempo suficiente para distraer a la mujer quien quiera que sea y poder entrar a las instalaciones tomar algunas fotos y buscar entre los archivos algo sobré mí. Después de tenerlo ya todo listo el plan se puso en marcha, ella fue fingiendo su náusea a causa del embarazo, y se llevo a una mujer de pelo castaño y un vestido muy llamativo. La reunión se seguía llevando a cabo, pasaron alrededor de 2 horas y Samantha no volvía y mucho menos la mujer extravagante, y eso me empezaba a preocupar demasiado, tanto el hecho de que nos descubrieran como el bienestar de Sam, así que después de un intermedio en la sesión terapéutica hacia todo el público en general sobre la manera de que sus familiares no fueran estables hablando mentalmente, decidí ir a averiguar qué estaba pasando. Salí a la recepción aquella donde me habían regresado mis llaves y me identificación, y empezé a buscar a mirar de un lado para otro pero sin ver ninguna señal de Sam.  De pronto  empezé a escuchar un pequeño susurrar más adentro, al parecer el sonido venia de las oficinas, empezé a caminar lentamente por si llegaba a ocurrir algo inesperado, pero una vez que pude ver quién estaba en la oficina me invadió un sentir de bienestar al ver que era Sam, pero ni tiempo suficiente tuve para poder hablar con ella, cuando me sostuvo de la mano y empezamos a correr saliendo del edificio, y bajando las escaleras del edificio 813 vi que entre sus brazos sostenía un sobre amarillo y una cinta de video.

Ya después de 1 hora de correr llegamos a su apartamento, tomó sus llaves abrió la puerta y se sentó tan desesperadamente que noté que tenía una mirada perdida pero al momento tratando de asimilar lo sucedido, yo de inmediato no espere el momento y pregunte qué fue lo que había ocurrido ahí, ella de inmediato se levantó y pasaba sus manos por su cabeza una y otra vez, y era claro que lo que ella había visto fue muy perturbador para ella. Le volví a preguntar qué fue lo que sucedió, y ella de una manera más calmada me respondió que por ahora no me puede contar y que su apartamento ya no era un lugar seguro, me pidió que fuéramos al hotel donde me estaba hospedando por una hora y después huyéramos a mi apartamento a las afueras de la ciudad y que una vez ahí ella me contaría todo detalladamente.

La manera en la que ella me lo dijo no me hizo dudar y tomamos todo lo que pudimos de su apartamento sin dejar ninguna identificación, foto, documento, cualquier objeto del cual pudieran obtener nuestra localización o información sobre ella, y fuimos de inmediato al hotel. Una vez ahí, pasé a recepción y informe al recepcionista de mi salida, y que ya no necesitaría la habitación solo las cosas dentro de ella. Él afirmó con la cabeza y llamó a botones para ir por mis maletas, en ese transcurso el recepcionista recibió una llamada y notaba una mirada rara hacia nosotros que a Samantha preocupó demasiado, pero el botones subió muy aprisa y ya había regresado con las maletas y Samantha y yo salimos del hotel muy apresuradamente que el recepcionista todavía en el teléfono  nos miró aún más raro.

En el momento en el que estábamos tomando el taxi notamos la llegada de un auto de color negro blindado, del cual iba descendiendo una persona de aspecto elegante y que al llegar a la puerta del hotel empezó a charlar con el recepcionista el cual empezó a señalar de una manera en la que  parecía habernos mencionado, todo el ambiente hasta ahora era muy estresante, pero ya teníamos la confianza de haber salido de esta.

Después de aquella travesía bajamos del taxi unos kilómetros adelante y tomamos el autobús directo a las afueras de la ciudad, y Samantha no pudo contener más y una vez ahí en el autobús con todas nuestras maletas empezó a contar lo sucedido. Cuando ella salió con dirección al sanitario junto con la mujer extravagante, llegaron al sanitario y una vez ahí ella empezó a charlar con Samantha obviamente fingiendo su falso embarazo. La mujer empezó a contarle que si ella imaginará que cosa no ha pasado por ese edificio, comento que algunos pacientes son sometidos a electrochoques con motivo de que ellos se recuperen de su enfermedad mental, pero Samantha me decía de una manera muy nerviosa que eso no era lo que a ella le preocupó, si no lo consecuente que la mujer dijo, que hay muchas veces en las que los enfermos en realidad no lo están si no que es una forma en la que los envían de parte del gobierno sin razón alguna y que ellos solo obedecen normas y ordenes de superiores a los que ellos no conocen. Y en el momento en que ella escuchó toda esa confesión de algunas atrocidades del edificio, ya que aparte la mujer quien era la sub-administradora del edificio 813 mencionó que todo lo que le había contado era para desahogarse y que simplemente no le podía confesar a nadie sobre el tema y que con el simple hecho de haberle contado la condenaba a morir de una manera injustificada.

Ella me dijo que todo fue tan rápido, la manera en la que reaccionó y pensó en la única manera de sobrevivir era luchando, pero en el momento en que salió un arma con silenciador estaba apuntando a su cabeza. Ella al parecer no podía huir, las palabras de la mujer antes de empeñar su acto fue decirle su nombre al fin y al cabo al llegar la muerte nadie sabría las locuras y mucho menos lo que oculta ese dicho edificio. Se llamaba Elizabeth Pell esposa del administrador del edificio y mano derecha. Samantha empezó a contarme lo que sucedió después con un miedo que yo estaba presenciando en el momento. Samantha en mente de sobrevivir, rápidamente actuó y con su mano arrebato el arma aventándola al suelo de uno de los baños y golpeando fuertemente a la nuca de Elizabeth logro desmayarla.

Pero al parecer, yo no imaginaba que tan eficaz y audaz fuese Samantha ya que con una voz de aliviio me contó que agarro la bolsa de Elizabeth y tomó unos documentos dentro de ahí y salió corriendo, ya segundos después fue cuando me encontró.

Para mí todo significó un gran riesgo, aun más con el hecho de haber puesto en peligro la vida de Samantha, algo que me empezaba a preocupar demasiado y que estaba debatiendo en mi mente, mi razón de saber la verdad y la de proteger las personas que quiero.

Acerca de ferx019

Y todo inició desde... Nací el 19 de diciembre de 1992 tengo 21 años, estudiante en la EST (Escuela Superior de Turismo del IPN) Una persona a la que le gusta hablar, escribir, escuchar pero sobre todo me intento expresar en este mundo de locos. Lograr que quien me lea le agrade así como a mí me agrada escribir ese es lo único que me interesa. Llegamos a este mundo a vivir experiencias y a tropezar mil y un veces y todas aquellas experiencias son las que muchas veces me hace escribir y escribir. No tengo nada de estudios en escritura, filosofía ni nada, solo hago lo que me gusta y espero que te guste. ¿Las opiniones? Puedes dejarlas en comentarios o enviarlas a mi e-mail ferch17d@gmail.com

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: