Canal RSS

Menos palabras, menos de ti.

Publicado en

Comienzo a tener miedo que estos sean los últimos escritos hacia lo que tú significas para mí, y que, de alguna manera ya solo permanezcas en un silencio inmutable.

Mis pensamientos ya son menos de ti y el dolor que me causaban parecen desaparecer. Digo que tengo miedo porque jamás pensé que llegaría este momento y más aún no sabría qué hacer en el caso en el que ya desaparezcas porque mi vida créelo o no, estás desapareciendo.

Pude observarte fugazmente y solo seguí comprobando lo que vi en esa mirada, una definición de egoísmo, pero esta ocasión estoy seguro que no me importó. Las palabras podrán quedar marcadas y “demostrar” algún interés pero para mí las palabras son la manera en la que confirmo lo que ya no pasa dentro de mí, por lo menos no ahora. No te preocupes, estoy seguro que no lo harás pero agradezco en buena parte que estés desapareciendo.

Sin razón

Publicado en

“Sal de mi mente amor equívoco.
Sal de mi mente dolor ajeno.
Sal de mi mente enojo no correspondido.
Sal de mi mente tú que no perteneces aquí.
Sal de mi mente tú que no me traes paz.
Sal de mi mente tú que no me traes felicidad…”

Fuiste una experiencia en mi vida y marcaste pauta sobre a que punto no quiero regresar. Mi corazón podrá estar atado a ti, pero pronto sabrá que lo que conoció no fue correspondido y entenderá por fin, porqué la mente le pidió que saliera.

La trigésima vez

Publicado en

El tiempo ha pasado y aún no soy capaz de afirmar que eres un fantasma. El solo pensar en ti es como si tu presencia con todo y tu esencia siguen aquí conmigo.

Me es fácil para mí confirmar que tú sí me has olvidado y prefiero mantenerlo así para no dar esperanzas a este sentimiento que aquí sigue y estoy seguro que seguirá.

No eres un fantasma, eres verdadero, tan verdadero que mi corazón se sigue aferrando a que te sigo queriendo. 

No te odio, mas sin en cambio mi mente pidió en su momento parar el sufrimiento con el que manteníamos algo inexistente y que solo permitía infringir daño a cada paso que dábamos. Mi mente en ese momento pidió un espacio en el que pudiera respirar, lo obtuve y fue un gran peso que me quite en mi mente claro está porque en mi corazón sigue pidiendo a gritos tus besos, tus brazos y tu piel. No puedo fingir que te necesito, mi corazón te necesita pero mi mente se hartó de ti. Y mientras mi mente diga mil razones para lograrte olvidar, mi corazón dice mil y un razones para seguir con este sentimiento.

Soy un tonto, me lo repite el corazón por haber decidido dejarte.

Podré mantener en equilibrio lo que mi mente y mi corazón están en desacuerdo pero lo que no puedo mantener es esta manía incontrolable por aquellos susurros, risas, enojos que me enamoraron de ti, ¡caray! Aquellos enojos, sonrío al recordar como me encantaba incluso estar ahí cuando te enojabas e intentar alegrarte de cualquier manera posible. No puedo, controlar en mi imaginación todo eso es algo imposible e imperdible para mi corazón ya que alimentas esas pequeñas sonrisas al recordarte.

Y estoy aquí recordándote por trigésima vez en esta semana y hasta la fecha no puedo asegurar que no dejaré de pensarte las mismas veces inclusive más dentro de las semanas próximas. Solo espero poder tranquilizar mi corazón para que acepte el hecho de que en el resto de mi vida no volverás, aquel día venidero será cuando pueda afirmar junto con la mente que te he dejado ir, aún no me siento seguro y no sé cuando lo pueda estar.

El miedo entre los secretos

Publicado en

Entonces le pregunté -¿Qué es lo que necesitas para liberar tus secretos?

Solo hubo un silencio que me bastó para yo saber la respuesta.

Di un suspiro como aquellos en los que preparas cuando estás a punto de decirle a la persona que te gusta lo mucho que te encanta pero con una excepción, éste suspiro es para decir una verdad tan profunda que se llegará a sentir en cada pensamiento.

-¿Debes de mantener tus secretos? Sí, como cada persona en este mundo lo hace, pero debes saber tú que los secretos son los que llenan a esa grande caja de vidrio de 2m3 en la que poco a poco te vas ahogando, porque hasta para tus propios secretos es indispensable que sepas nadar y no lo aprenderás al paso en el que prefieres aventarte a aquella caja completamente llena. Aunque en varios casos se sabe que las personas de alguna manera u otra aprenden a flotar, pero éste no es tu caso ya que esos miedos que cargas a los secretos son los que actúan como pesas cerradas con varios candados a tus pies y como bien lo piensas ahora, obviamente te hundirá. Parecerás un escapista en un show de programación estelar, solo con la diferencia de que un escapista sabrá salir porque es su propio truco pero tú al no saber sobre aquellas cadenas solo lograras que aquel show parezca una completa tortura para la persona que lo llegue a ver y finalmente te ahogaras en tus propios secretos.

-Ahora te vuelvo a preguntar ¿Qué es lo que esperas para liberar tus secretos?

-¿Ahogarte?

Solo hubo otro silencio pero acompañado de un sollozo, un sollozo mudo de dolor.

Pude haberle dicho lo peor pero no permitiría ver como se comienza a ahogar. Por eso lancé un salvavidas uno con cierto tiempo con el que podrá liberarse, flotar por un momento pero no para siempre, aquella decisión la tomará él y decidirá si deja atrás mi salvavidas y se dispone a encontrar aquella “llave” a los candados o si el salvavidas no se le acaba el aire, porque como lo describí antes aquél salvavidas solo era por un tiempo.

Pasaron unos minutos en los que divagó, en los que intentó convencerme de que sabía lo que hacía pero fue más el brillo de sus ojos que me pedía a gritos ayuda, porque era ese brillo el que él mismo estaba enterrando.

“Poema sin título”

Publicado en

Quisiera que fueran las cosas diferentes pero solo me queda este “poema” que logré hacer aunque creo realmente que no es un poema.

 
Sentimiento oriundo de mi corazón
Sentimiento que brotas en lo más profundo
Déjame encontrar la razón
Que éste amor no lo confundo
 
Déjame mostrarte el color
Déjame mostrarte la vida
Éste sentimiento no tiene dolor
Pero sí un gran sabor.
 
Aroma de las flores
Imagino con tu presencia
Sabiendo que de sabores
Es esta esencia 
 
Sello en tus ojos carmesí
Aunque no sean ni color rubí
Son los ojos que me miran
Con un brillo incomparable
Aquellos que no digan
Que esto no es deseable
 
Sentimiento oriundo de mi corazón
Permíteme una pieza más
En este vals de ocasión
Para poderle expresar
Que sigo sintiendo
Algo más infinito, nuestro mar
Para poderle entregar
Algo más que un simple verso.

 

Entregarte todo este amor…

A ti   y saber que jamás volveré a amar así, y saber que aunque no esté a tu lado como quisiera estaré para ti como algo eterno.   Con amor para ti.

¿Charlas o discusiones?

Publicado en

¿Qué es lo que exactamente el ser humano exige en una relación? O ¿Qué es lo que realmente pide?

Porque partir del punto en que exigir y pedir no tienen el mismo significado, entonces ¿estamos nosotros actuando de manera correcta al demostrar que es lo que queremos?

Gran parte de las discusiones se debe a que como pareja no se escuchan

Se parte del amor, del afecto que ambas personas sienten entre sí, de la confianza que abarca no el cuanto tiempo lleven juntos sino de que manera sobrellevan situaciones difíciles, también de la paciencia al escuchar y de la razón al hablar pero más allá de eso existe el vínculo que logra que aquella comunicación de un paso adelante hacia la solución de un problema de pareja. Ese vínculo que todos buscamos, anhelamos y que muy pocas veces encontramos se encuentra en la sutileza de convertir los pequeños detalles en grandiosos, algo bizarro pero con mucha razón es el pensar que en el momento en que miramos la televisión abrazados, o el hecho de caminar por tan sólo una hora libera la sinceridad ante una charla en cambio las actividades no lúdicas logran un hostigamiento y cierto carácter defensivo al intentar sacar un tema de lo más simple.

¿La respuesta? ¡EXACTO! Solo tenemos que enfocarnos en el mantener cierto gusto hacia las actividades que logran que se liberen nuestro pensamiento en el momento en el que estamos conviviendo con la pareja.

Notas perdidas

Publicado en

Quiero sentir tu corazón cerca del mio y así poder estar siempre a tu lado.

Quiero poder llegar a ser esa persona que tu quieres.

Quiero intentarlo una y otra y otra vez.

Quiero que me des la oportunidad de alcanzar una meta, y que esa meta sea tu corazón.

Quiero que me dejes creer y permitirte creer.

Quiero ser parte de tu felicidad y que al mismo tiempo sea tu felicidad.

Quiero lograr en ti lo que en tus sueños has visto.

Quiero soprenderte.

Quiero hacerte sonreír.

Quiero un abrazo tuyo.

Quiero un beso tuyo.

Te Quiero a ti.

Solo a ti.

A %d blogueros les gusta esto: